Seguro que ya sabéis de sobra que comprando ropa “como nueva” podéis aportar vuestro granito en la ayuda al medioambiente. Vamos a analizar cómo:

La fabricación de una camiseta supone el gasto de 2900 litros de agua. Genera un alto volumen de aguas residuales, lo cual no sólo implica un mayor consumo de agua sino también el riesgo de contaminación.

 

 

Todos los procesos que acompañan la producción y adecuación de tejidos generan gases de efectos invernadero (por la utilización de  fertilizantes para las fibras vegetales, pesticidas, productos químicos para los tintes y energía en la fabricación y el transporte, emitiendo CO2 a la atmósfera) que son los principales responsables del calentamiento global.

Por lo tanto la compra de ropa como nueva supone un menor impacto medioambiental, ya que evita los procesos industriales complejos, y contribuye al ahorro de agua y menor producción de residuos.

Debéis tenerlo en cuenta!!

Compra en CreceCrece y ayuda a cuidar el medioambiente.

newsletter

Gracias por subscribirte!