En cuanto llega el verano llega nuestra preocupación de que hacer casi tres meses con nuestros hijos en casa.

Una opción, muy buena, en nuestra opinión, son los campamentos, dónde tendrán la oportunidad de vivir nuevas experiencias con otros niños en un entorno diferente al del día a día.

Hay una gran variedad; deportivos, urbanos, idiomas, naturaleza… lo que debemos tener en cuenta, son los gustos de nuestros hijos y cual se adapta a sus necesidades.

Para los padres dubitativos os mostramos unas cuantas razones que os van a convencer:

A los niños los beneficia:

  • Sin duda lo pasan en grande con las actividades preparadas para ellos, que suelen ser una mezcla de diversión y aprendizaje.

 

  • Los ayudan a ser más responsables, deben realizar tareas personales como hacer la cama, poner la mesa… a ser más independientes. Los más pequeños llegan alcanzar hábitos a los que no están acostumbrados.

 

  • El niño aprende a organizar sus horas.

 

  • Son muchos los valores que adquieren: el trabajo en equipo, la responsabilidad, el compañerismo, la competitividad sana..

 

  • Mejora en las relaciones sociales; Hacen nuevas amistades, pierden la vergüenza, además desarrollan habilidades sociales como la empatía, la generosidad y aceptación del otro.

 

A  los padres:

Tranquilidad al saber que nuestro hijo está en manos de profesionales.

Desahogo de la frenética rutina del curso escolar

Saber que el niño está disfrutando y tendrá muchas aventuras que contar a la vuelta es un aspecto muy positivo que como padres valoramos mucho.

newsletter

Gracias por subscribirte!