Muchas madres se agobian cuando tienen que asistir a las reuniones familiares con su recién nacido, os vamos a dar unos consejos para que lo llevéis lo mejor que podáis.

1- No tener prisa:

Es algo que se aprende cuando llega un bebé a casa.

Aunque comiences a prepararte bien pronto, siempre surgirá que el bebé quiera comer o será necesario cambiar el pañal.

En estos casos hay que tener paciencia y asumir que se va a llegar un poco tarde. Los demás lo entenderán.

2- Elegir un buen sitio en la mesa:

Es algo más que obvio, te conviene sentarte en un sitio que puedas tener a tu bebé cerca y que puedas levantarte. Si tu bebé tiene más de 6 meses puedes colocarlo en la trona y así él también disfrutará de la compañía.

3- Críticas y comentarios:

La familia suele dar opiniones de cómo debes cuidar a tu hijo; aún le das la teta? No lo cojas tanto en brazos…tienes que hacerlo así…

Debes contestar con amabilidad pero asegurarte de que entienden que tu lo haces de la manera que crees que es más conveniente.

4- Evitar las discusiones.

En muchas ocasiones comentarios de las familias pueden llevar a discusiones entre la pareja. Debéis tener claro como queréis educar a vuestros hijos, tener opiniones similares o intentar acordar unas normas.

5- Abandonar la fiesta a tiempo

Aunque lo estés pasando muy bien, debéis tener en cuenta que el bebé se encuentra en un sitio que no está habituado, puede estar incomodo o extrañar su cuna. Esto no significa comer rápido y marcharse, pero tampoco os excedáis en las horas, ya que el bebé puede desvelarse y no dejaros descansar después.

 

Y sobre todo disfrutad de las fiestas y reuniones familiares!!