Conoce qué debes hacer con la temperatura de tu hogar para que tu bebé se sienta cómodo en casa y empieza a poner en práctica nuestros consejos.

 

La temperatura que necesita un bebé en el hogar siempre preocupa a sus padres. ¿Tendrá mucha ropa y tendrá calor? ¿Estará a gusto? ¿Necesita otra mantita? En este artículo te ayudamos a resolver tus inquietudes en este aspecto. Además, te damos unos cuantos trucos para ahorrar electricidad y conseguir la temperatura confortable para todos los miembros de la casa.

1-300x200 ¿Cuál es la temperatura ideal para tu bebé  mientras ahorras energía?

Echa un vistazo a tu tarifa eléctrica 

En el decálogo del ahorro energético el primer básico para lograr este objetivo es consultar la tarifa eléctrica que está contratada en el hogar. En ella puede residir la clave para pagar menos.

Para empezar, el consumidor debe buscar la mejor tarifa de luz para su vivienda. Para ello, tendrá que conocer su consumo real y sus características (cuándo se producen los mayores consumos, qué electrodomésticos gastan más…), de esta forma podrá elegir una tarifa de luz que se adapte a estas peculiaridades como la modalidad de discriminación horaria. No obstante, no basta con saber qué tarifa de luz contratar sino que también hay que elegir con quién, para averiguar esto se puede utilizar un comparador de tarifas que te mostrará la más barata para tu suministro.

Una vez que hayas elegido la comercializadora eléctrica con la que quieres contratar la luz deberás ponerte en contacto con ella, pongamos que has escogido a Naturgy. Esta compañía al igual que el resto ofrece el teléfono de Naturgy para atender los nuevos contratos, pero también se puede contratar a través de la web o en una de sus oficinas físicas. Si ya formas parte de los clientes de Naturgy podrás hacerlo a través de tu área privada.

 

¿Cómo lograr una temperatura ideal en el hogar?

A continuación te damos unos cuantos consejos para conseguir una temperatura ideal en tu hogar (sin derrochar energía) y lograr que tu bebé se sienta bien en casa.

  • Controla el termostato o coloca un medidor de temperatura. Es importante que sepas cuántos grados hay en las estancias que más frecuente el bebé. Ten en cuenta que lo ideal es que en invierno sea 21º mientras que en verano se sitúa en 26º. Si quieres conocer más acerca de cuál la temperatura confort consulta aquí.
  • Cada grado extra es un 7% más de consumo energético. En la misma línea que el punto anterior, ten en cuenta que cada grado de más supone un gasto energético y que manteniendo las temperaturas ya citadas deberías sentirte bien en casa. Si no es así puedes utilizar mantas en invierno o aprovechar las corrientes de aire en la época estival.
  • Aislamiento de puertas y ventanas. Revisa si por estos lugares no se producen fugas de temperatura, sí es así hay muchas formas de aislarlas. Así mantendrás una temperatura estable y ahorrarás en tu factura.

En relación con el bebé en concreto, valora estos aspectos:

  • Escasa exposición al frío. La ducha o durante el cambio de pañal, son momentos fríos, por ello, estas acciones deben ser rápidas para que no esté expuesto durante mucho tiempo a esa temperatura.
  • Tócale el cuello y la frente. Estas partes del cuerpo suelen reflejar la temperatura del pequeño, si están frías lo mejor será abrigarle, llevarle a un lugar más cálido y abrazarle para que sienta el calor humano.
  • En verano fresquitos. Durante los meses de verano lo mejor es vestirlos con una camiseta de algodón para que transpire y un pantalón corto, que sus piernas estén al aire.
  • En caso de excesivo calor, está bien dar baños más a menudo a los bebés o remojarlos para que no se sientan incómodos con tanto calor.